LINHD publica el proyecto, “Catálogo digital de Cartografía Atlántica S. XIV – XVIII”

 

El Laboratorio de Innovación en Humanidades Digitales presenta el catálogo digital de puertos atlánticos , cartografía de los siglos XIV – XVIII que ha sido financiado por el Instituto Francés y en cuya realización han colaborado investigadores de la Facultad de Geografía e Historia de la UNED y la Casa de Velázquez. Se presentará el próximo lunes 9 de marzo, en la facultad de Educación – (Sala Florentino Sanz c/ Juan del Rosal, 14 28040 Ciudad Universitaria – Madrid), en el contexto de una jornada de Uned abierta con la colaboración Casa de Velázquez. El desarrollo tecnológico ha sido íntegramente desarrollado por los investigadores de nuestro laboratorio.

 

El proyecto es un catálogo digital de puertos atlánticos,  que está realizado con Omeka, un CMS muy utilizado internacionalmente en Humanidades Digitales. El proyecto que aquí presentamos tiene su origen en una convocatoria que el Instituto Francés realizó al Laboratorio de Humanidades Digitales (LINHD) de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y a un reducido grupo de investigadores dedicados al estudio de los puertos atlánticos en las edades Media y Moderna, algunos de ellos miembros de la misma institución. Se pretendía realizar una investigación utilizando los recursos y herramientas que brindan las llamadas Humanidades Digitales, Digital Humanities o Humanités Numériques a partir de la cartografía histórica, como fuente de información para abordar el medio físico, geográfico o el contexto histórico y cultural en el que se han desarrollado las costas y puertos atlánticos.

En el siglo XVIII, la ciudad y su espacio portuario se convierten en laboratorios para los ingenieros y cartógrafos militares ofreciendo representaciones cargadas de objetividad,  gran realismo y cálculo matemático. El análisis de los planos del siglo XVIII nos adentra en el conocimiento de los sistemas de representación gráfica, la realización de dibujos y delineados, así como la aplicación de colores y su simbología. Buena prueba de ello es la utilización del sombreado para la representación del relieve, de la técnica del lavado para colorear el dibujo, consiguiéndose efectos de luces y sombras y, sobre todo, la utilización del color. Este componente es fundamental para conseguir que lo representado se ubique en una superficie. Los cartógrafos e ingenieros españoles del siglo XVIII se sirven de un código de colores bien definido para transmitir información.

Este proyecto es muy interesante para cualquier investigador, ya que permite examinar la diversidad de elementos, como son los símbolos y representaciones científicas e imaginarias, las escalas, la proyección, los autores y destinatarios, los colores, los códigos, la decoración, la temática inspiradora y los textos complementarios que acompañan a la imagen. Todos ellos, en su conjunto, constituyen una fuente de información extraordinariamente rica para la interpretación histórica.